Recomendaciones para un invierno lleno de energía y salud


Como ya se sabe, en invierno las temperaturas bajan mucho, sobre todo hacia finales de enero y febrero. Además de abrigarse bien, hay que cuidarse: “más vale prevenir que curar”.

Para poder disfrutar plenamente de cada día en esta estación, hay que tener mucha Energía Vital. Esta es consecuencia de una buena salud. La clave es recuperar y mantener los tres aspectos del equilibrio fisiológico: equilibrio bioquímico, psicológico y estructural.

¿Cómo recuperar el equilibrio bioquímico?

El equilibrio bioquímico se refiere a la oxigenación, hidratación y nutrición celular. Para fabricar energía vital las células del cuerpo necesitan materias primas de calidad: oxigeno, agua y nutrientes que les llegan a través de la sangre y de otros líquidos corporales. Hay que mantener el ph fisiológico (ligeramente alcalino) por medio de una dieta para limpiar el hígado y los riñones y, haciendo ejercicio físico moderado para oxigenar los pulmones. El hígado, los riñones y los pulmones son los filtros del cuerpo.

Pasadas las fiestas navideñas con sus típicos excesos, es muy probable que el hígado se encuentre sobrecargado. Suelen aparecer síntomas de cansancio, que no pasa con el sueño nocturno; insomnio -despertarse sobre las 4 de la mañana a veces con sensación de ligera hambre-, intestino perezoso, sensación de lentitud y ‘mente espesa’, etc…Es el momento de hacer unos días de limpieza hepática. Simplemente unos 3-4 días de dieta 100% vegetariana, a base de legumbres, arroz integral, quínoa, mijo, verduras y frutas frescas, mejor si son de cultivo ecológico. Para cenar lo mejor es tomar cremas de verdura.

Conviene evitar todas las proteínas animales: carnes, huevos, pescado, lácteos; el alcohol; y los dulces refinados. Por cierto, si aun os queda turrón mejor tiradlo fuera que dentro del cuerpo.Como postre se pueden tomar piña natural o papaya o una combinación de las dos. También se pueden tomar 1-2 higos secos (mejor ecológicos) y una mezcla de nueces y/o almendras crudas.Después de las comidas es aconsejable tomar una infusión a base de semillas de hinojo, anís, ortiga, tomillo, té verde (mejor evitarlo por la noche). Este tipo de infusiones se pueden comprar en herboristería.

Además hay que beber alrededor de 1,5 l de agua de botella sin gas o filtrada por osmosis, entre comidas. Muchos piensan que en invierno hay que beber menos. Es un error. La hidratación es necesaria durante todo el año.

¿Cómo recuperar el equilibrio psicológico (mental y emocional)?

El equilibrio psicológico se refiere a nuestro sistema de creencias, el patrón de pensamientos, la actitud y nuestro comportamiento, en base al cual construimos, percibimos e interpretamos nuestra realidad. Hoy en día, es muy común sentirse ajetreado, bajo mucha presión, atrapado y en ocasiones infeliz o insatisfecho.

Además en el trabajo y en familia pueden aparecer situaciones difíciles, de intensa emocionalidad. Esto genera estrés y conlleva una avalancha de cambios fisiológicos. Aumenta la adrenalina, los músculos se contraen, aumenta el ritmo cardiaco, la glucosa y el cortisol. Además se producen ciertas substancias, descubiertas recientemente, como las citoquinas e interleucinas -substancia P- que desencadenan ‘inflamación baja crónica’, del inglés: ‘chronic low level inflammation’.

Se ha demostrado que, a largo plazo, las substancias inflamatorias generadas por el estrés psicológico tienen efecto acumulativo: además de producir hipertonía muscular -contracción excesiva- y subsecuentes contracturas, también predisponen a trastornos cardiovasculares, diabetes y debilidad del sistema inmunitario.

En primer lugar recomiendo dormir entre 7 u 8 horas. El sueño permite la regeneración de las células nerviosas y fortalece el sistema inmunitario.

Por otro lado, practicar regularmente ejercicio físico al aire libre para oxigenar el cerebro e interrumpir el parloteo mental constante y agotador. Me refiero a caminar rápido, footing, correr, bicicleta, , tenis, pádel, esquí, etc. Y no olvidéis estirar, idealmente, antes y después del ejercicio; para obtener el efecto fisiológico correcto hay que estirar cada músculo mínimo 40 segundos.También son muy útiles practicar Pilates, danza, yoga y/o meditación. Estudios científicos han demostrado que 10 min de meditación equivalen a 1 hora de sueño profundo. En este sentido os recomiendo leer el libro del Dr. Joe Dispenza “Deja de ser tú”.

En algunos casos resulta útil concertar cita con un buen psicoterapeuta para aprender como actualizar el sistema de creencias que nos genera estrés, ansiedad, agotamiento y baja nuestras defensas.

¿Cómo recuperar el equilibrio estructural?

El equilibrio estructural se refiere a nuestro sistema musculo – esquelético, con su eje central: la columna vertebral.

Cuando estamos de pie, caminamos o hacemos deporte, nos enfrentamos constantemente a la fuerza de la gravedad. Tenemos una serie de ligamentos y músculos especializados en mantenernos en postura erecta con mínimo gasto energético y máxima eficacia.

Lo ideal sería mantener durante toda la vida una postura y alineación de la columna vertebral adecuadas , conservando el movimiento correcto de cada una de nuestras vertebras y articulaciones.

Por desgracia, esto es casi imposible. Debido a las posturas de trabajo, de conducir, de dormir y también a la práctica de deportes, se produce asimetría con contracción muscular y retracción de tendones y ligamentos y, nuestras vertebras se desalinean, se bloquean. Aparecen las subluxaciones vertebrales que, al comprimir las raíces de los nervios espinales, dificultan la comunicación entre el cerebro y los órganos, tejidos, y células del cuerpo, alterando su función y respuesta inmunitaria.

Las subluxaciones vertebrales quedan a menudo asintomáticas. Se podrían comparar a las caries dentales. Todos podemos tener subluxaciones y, por supuesto, cuanto antes se detecten y se ajusten, mejor.

Por lo tanto, para detectar y corregir las inevitables subluxaciones vertebrales, es aconsejable hacerse una revisión y puesta a punto quiropráctica de la columna.Y, para mantener el efecto del ajuste quiropráctico es necesario dedicar 5-10 min a nuestra columna vertebral, haciendo unos pocos ejercicios básicos, cada mañana. Se trata de establecer una rutina diaria de higiene postural. Es igual de importante que la higiene dental.

Resumiendo, para poder disfrutar del invierno evitando resfriados, gripe, agotamiento y estrés os recomiendo lo siguiente: Una dieta para limpiar el hígado.

.Hidratarse bien tomando 1 ½ l de agua entre comidas e infusiones.

.Limpiar el intestino.

.Hacer 5 – 10 minutos de gimnasia para la columna cada mañana.

.Hacer ejercicio físico al aire libre regularmente (caminar, footing, correr, bicicleta, esquí, snow board, etc.). ¡No olvidéis estirar bien los músculos!.

.Dormir suficiente (7-8 horas),

.Practicar Pilates, danza, yoga y/o meditación.

.Una revisión psicológica

.Una revisión y ‘puesta a punto’quiropráctica de la columna,

La mayoría de las personas que siguen estas recomendaciones no sólo evitan los resfriados y la gripe, sino que se encuentran fuertes y llenos de energía

#Bienestar #EquilibrioOrgánico #Vitalidad #Estaciones #Energía #Columnavertebral

Verónica Llorens * Barcelona  España * 646 711 105 *