Hablando del Estrés

Hace ya más de un año que estamos inmersos, con pocas diferencias geográficas, climáticas y raciales, en una crisis sanitaria global debida a la pandemia por SARS-COV2 que, con millones de afectados de mayor o menor gravedad a nivel mundial, se ha cobrado más de 2 millones de vidas humanas.

Estas noticias nos taladran cada día, desde todos los medios de comunicación. Lógicamente con la muerte rondando tenemos una reacción y esta es el ESTRÉS.


El estrés es una respuesta natural y adaptativa que aparece en relación con las condiciones...

Según Selye (1956), ocurre estrés cuando existe una alteración en el equilibrio del organismo causada por la acción de un agente externo o interno, y el organismo reacciona ante esto de forma extraordinaria para restaurar dicho equilibrio.

El estrés en el léxico de Selye podría ser cualquier cosa, desde la privación prolongada de alimento o la inyección de una sustancia extraña al cuerpo hasta inclusive un trabajo físico exagerado o malas noticias que nos aquejan.

Se la puede clasificar en:

Distress al resultado de acontecimientos negativos.

O Eustress al resultado de acontecimientos positivos.


Es decir que poco importa cual sea el cambio que se produce. ya sea distress o eustress, el cuerpo con la ayuda de su bioquímica efectuará un reajuste para volver al equilibrio. La condición del cuerpo humano es resolver lo que lo afecta y naturalmente tenemos TODO para volver a nuestro punto justo. Aunque no nos hayan educado en estos valores, los recursos existen en nuestro SER, pero, como herramientas sin manual de instrucciones.


Hay que diferenciar entre un desafío y un problema.

El desafío nos vigoriza psicologicamente y fisicamente; y nos motiva a aprender habilidades nuevas para dominar nuestros objetivos. Lo abordamos de manera relajada y satisfecha.

Entonces, dicen los expertos, que el desafío es un ingrediente importante de la vida sana y productiva. El problema surge cuando sentimos que el desafío es mayor a nuestra capacidad de respuesta.

En el primer caso sentimos Eustress y en el segundo caso Distress.


Otro punto a destacar hablando de este compañero de nuestras vidas es el estrés crónico. Se trata de un estrés débil o fuerte que se prolonga demasiado o que nunca tienen resolución. Entonces, el cuerpo permanece en alerta constante, aumentando el desgaste fisiológico comprometiendo seriamente su capacidad para recuperarse y defenderse.

Como resultado aumenta el riesgo de lesiones, enfermedades, ansiedades, depresiones, ......


Continuará.......











8 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo