La primavera y el Qi Gong


La primavera es la estación del año donde se produce nuestro despertar tras la hibernación. El organismo necesita renovarse y limpiarse. Por eso, en occidente se hacían las curas de primavera a base de rábano negro, alcachofa, diente de león, plantas conocidas por su efecto purgante y drenante de las funciones del hígado y la vesícula biliar. En China, los médicos prescriben ejercicios que sincronizan el hígado con la energía de su estación. Su reforzamiento mejora la digestión, la secreción de bilis, la depuración de toxinas y de otros residuos del organismo, como la vista, la circulación venosa, los músculos y la tendencia a los espasmos, el equilibrio de las hormonas femeninas y la estabilidad emocional.

Para armonizarse con la primavera también es esencial acercarse a la naturaleza, sobre todo a los árboles, y concederse momentos para pasear y fantasear.

Los estiramientos de los meridianos de la vesícula biliar y del hígado son los apropiados para trabajar en esta época del año, la primavera. Los efectos de los movimientos que a continuación enseño son:

- Dinamismo, resistencia muscular

- Una tez luminosa, piel tonificada

- Una silueta esbelta

- Un corazón preparado para recibir de manera óptima la energía estival.

#Bienestar #Estaciones #Respiración #QiGong #naturaleza #Prevención #Vitalidad #Armonía

Verónica Llorens * Barcelona  España * 646 711 105 *